[ Director: Mário Frota [ Coordenador Editorial: José Carlos Fernandes Pereira [ Fundado em 30-11-1999 [ Edição III [ Ano X

terça-feira, 14 de março de 2017

Los ácidos grasos omega-3 del pescado no previenen la enfermedad cardiovascular


Cope
ABC Salud
Salud - habitos-vida-saludable

por: M. LÓPEZ - Madrid

ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES

»  Los suplementos con ácidos grasos omega-3 derivados del pescado solo previenen la mortalidad cardiovascular en caso de insuficiencia cardiaca o de haber sufrido un infarto
El pescado azul es rico en ácidos grasos omega-3
ARCHIVO
El pescado azul es rico en ácidos grasos omega-3
Los ácidos grasos omega-3 que se encuentran en el pescado son muy beneficiosos para la salud. No en vano, multitud de estudios han constatado que el consumo de este tipo de ácidos grasos poliinsaturados reduce el riesgo de desarrollo de trastornos mentales como la esquizofrenia, ralentiza la aparición del alzhéimer, o potencia la capacidad cognitiva en la infancia. Tal es así que ya en 2012 el número de estadounidenses que tomaban suplementos con ácidos grasos omega-3 procedentes del pescado se acercó a los 19 millones. También por el beneficio, aun potencial, que tiene la toma de estos ácidos grasos sobre la salud cardiovascular. Sin embargo, y como muestran las nuevas recomendaciones de la Asociación Americana del Corazón (AHA), parece que esto no es así: los ácidos grasos omega-3 del pescado no protegen frente a las enfermedades cardiovasculares. O al menos, en los casos en los que no se padece insuficiencia cardiaca o se ha sufrido un infarto.

Como explica David Siscovick, director de este artículo publicado en la revista «Circulation», «a día de hoy no podemos recomendar el uso suplementos con ácidos grasos omega-3 para la prevención primaria de la enfermedad cardiovascular. Las personas que toman estos suplementos lo están haciendo en ausencia de evidencias científicas que muestren algún tipo de beneficio de esta suplementación en la prevención de los infartos, los ictus, la insuficiencia cardiaca o la mortalidad en personas sin diagnóstico de enfermedad cardiovascular».

Beneficios limitados

La propia AHA publicó en 2002 un informe en el que recomendaba la toma de suplementos con ácidos grasos omega-3 procedentes del pescado por las personas que ya habían sufrido un infarto de miocardio. Una recomendación que se basaba en las evidencias, ciertamente contundentes, que demostraban que estos suplementos prevenían la aparición de un segundo infarto en estos pacientes. Pero este beneficio, ¿es exclusivo de las personas que han padecido un infarto o se extiende también al resto de la población?

Para responder a esta pregunta, los autores analizaron los resultados de los 15 grandes ensayos clínicos realizados hasta el momento para evaluar el impacto clínico del consumo de estos ácidos grasos sobre el riesgo de enfermedades cardiovasculares –caso, entre otras, de la fibrilación auricular, del ictus y de los infartos.
"Los millones de personas 
que toman estos 
suplementos lo están 
haciendo en ausencia de 
evidencias científicas 
sobre la salud 
cardiovascular 
                                      David Siscovick
(...)

Sem comentários: