[ Director: Mário Frota [ Coordenador Editorial: José Carlos Fernandes Pereira [ Fundado em 30-11-1999 [ Edição III [ Ano X

quinta-feira, 6 de abril de 2017

Estas son las alternativas al dañino aceite de palma


Cope


Sociedad

por: J. G. Stegmann - Madrid

Sociedad

»   La industria responde que no es sustituible pero los expertos advierten de que hay sustitutivos saludables
Estas son las alternativas al dañino aceite de palma
La guerra al aceite de palma está declarada. Esta grasa de origen vegetal (y no por ello sana) contiene ácido palmítico en grandes cantidades (un 40 por ciento), lo que la hace altamente perjudicial para la salud por, entre otras cosas, aumentar los niveles de colesterol «malo». Por si esto fuera poco, al usarse en la industria para preparar productos de bollería, galletas, cremas de cacao, pizzas y un largo etcétera se somete a un sistema de refinación para los que son necesarios derivados del cloro y grasas que son cancerígenos.

La polémica por este producto llevó a los supermercados (Mercadona, Alcampo, Simply, Carrefour...) a reclamarle a sus proveedores que eliminen el aceite de palma de sus productos. Pero la respuesta de la industria fue contundente: «En muchos casos no se puede sustituir», aseguraron fuentes del sector a Efe. Los expertos, sin embargo, no están de acuerdo con esta afirmación. «No es real», aseguró a este periódico de forma categórica Rafael Garcés, investigador del Instituto de la Grasa del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Para hacer una manteca o un producto de bollería se necesitan grasas. ¿Por qué no optan por otras? Sencillo. Porque el aceite de palma es más barato. Ello podría explicar por qué Europa, por ejemplo, consume la misma cantidad de aceite de palma que China o el doble de la que produce de aceite de girasol y de oliva juntos. «En el pasado se decía que el colesterol era malo. Años después, se distinguieron dos tipos: el de baja densidad, que es el malo y el de alta densidad, que es el bueno. Lo mismo ocurre con los ácidos grasos saturados, y entre los malos está el palmítico, presente en el aceite de palma y también en las grasas animales», explica Garcés.

La presión social consiguió eliminar el uso de las grasas animales como manteca de cerdo o grasas de vacuno que provocan el mismo efecto negativo que el aceite de palma. Después se pasó a los aceites vegetales hidrogenados, que tienen ácidos grasos trans, también perjudiciales, y ahora llega la tercera opción: el aceite y la grasa de palma.

La justificación de la industria no es el precio. De hecho, dicen que no es fácil sustituirlo porque, señalan a Efe, «aporta consistencia, untuosidad, da un toque crujiente. También alarga la vida útil del producto y evita que se deteriore visualmente. Se ha intentado sustituir, pero no se ha podido». El especialista en Endocrinología y Nutrición del Hospital Regional de Málaga, Gabriel Olveira, agrega que se usa porque «se oxida menos que otros aceites y aportan palatabilidad a los alimentos (mejoran el gusto)».
(...)

Sem comentários: