[ Director: Mário Frota [ Coordenador Editorial: José Carlos Fernandes Pereira [ Fundado em 30-11-1999 [ Edição III [ Ano X

terça-feira, 6 de junho de 2017

Olga Cuesta: “Se ha banalizado comer sin gluten”



Cataluña

La Asociación de Celíacos de Cataluña registra un aumento del 600% de reclamaciones en restaurantes que se anuncian como sin gluten

 
Barcelona -
La presidenta de la Asociación de Celíacos de Cataluña, Olga Cuesta, no lo duda: “Se ha banalizado comer sin gluten”. Y en parte, es culpa de la “moda"  que se ha extendido en los últimos tiempos independientemente de si hay un problema de intolerancia a esta proteína, como les pasa a los celíacos. Debido a esta tendencia, muchos establecimientos que no siguen bien los protocolos para garantizar que lo que sirven es sin gluten ofrecen este tipo de alimentación sin garantías. Por eso, la Asociación de Celíacos de Cataluña ha iniciado la campaña Las trazas cuentan. La asociación ha registrado un aumento del 600% de incidencias y reclamaciones entre 2014 y 2017 en restaurantes que se anuncian como sin gluten pero que no garantizan la elaboración ni manipulación de estos alimentos, por lo que acaban conteniendo trazas.
Olga Cuesta en la cafetería Pasticelia, con sello sin gluten, en Barcelona.
Olga Cuesta en la cafetería Pasticelia, con sello sin gluten, en Barcelona.
“Un celíaco necesita un diagnóstico claro”, apunta Cuesta, que lamenta que se haya despreciado la problemática del gluten. La celiaquía es una patología crónica que se presenta en individuos genéticamente predispuestos. La ingesta de gluten, una proteína presente en cereales como el trigo, el centeno, la espelta, el kamut, la cebada, la avena o el triticale, les daña las vellosidades del intestino delgado, de tal forma que no absorben todos los nutrientes de la alimentación. Si no se tratan, “los celíacos siempre están bajo mínimos”, dice Cuesta.

Los síntomas de la celiaquía son variados y más claros en los menores. En adultos, incluso hay casos asintomáticos, de forma que el diagnóstico se alarga. Algunos de los síntomas digestivos son diarrea, estreñimiento o dolores abdominales, pero también hay otros como la fatiga, la pérdida de peso, la infertilidad, la osteoperosi o la depresión.

De media, un adulto tarda siete años en ser diagnosticado. “Es una enfermedad muy camaleónica, a los celíacos hay que buscarlos”, cuenta Cuesta, y todavía hoy, que hay mucha más información, se calcula que el 80% de los que la padecen no están diagnosticados. En cifras generales, el 1% de la población tiene esta intolerancia. Lo más grave es que puede acabar con un linfoma, un cáncer intestinal.
(...)

Sem comentários: