[ Director: Mário Frota [ Coordenador Editorial: José Carlos Fernandes Pereira [ Fundado em 30-11-1999 [ Edição III [ Ano X

quarta-feira, 28 de junho de 2017

¿Piensas pagar tus vacaciones con un crédito? Cuidado con los sustos


                    { Mis ahorros
 
 

Pedir prestado el importe de un viaje es una tendencia al alza, pero hay que estar atento a la letra pequeña

Madrid -
Tres turistas consultan un plano en la madrileña calle Argumosa.
Tres turistas consultan un plano en la madrileña calle Argumosa.
Pagar un viaje en efectivo es el sistema más habitual, pero buscar financiación (con pagos a plazos, créditos o tarjetas) con este objetivo cuando el metálico escasea asusta cada vez menos a los españoles. El año pasado, un 52% de los consumidores adquirieron algún producto turístico, y un 40% de entre ellos lo hizo utilizando sus ahorros, según el último Observatorio Cetelem. El informe destaca también que, mientras baja el peso de las otras modalidades de pago (tarjeta de débito, tarjeta de crédito para aplazar a fin de mes y tarjeta de crédito revolving), financiarse un viaje –a través de una entidad especializada, del banco o directamente en la tienda– ha ganado adeptos, ya que supone ahora un 11% (era el 6% en 2015).

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de hacerlo, para que, junto con las maletas, no nos llevemos también malas sorpresas al viaje? Para empezar, debes saber qué intereses pagarás, porque puede salirte muy caro si repartes el capital en muchos plazos. Pero hay otros elementos a la hora de elegir si contratas el préstamo con el banco, la agencia de viajes o te atreves a solicitar un crédito rápido.

Pagar a plazos, el paragua de la ley

Cuando adquirimos con un préstamo (y pagamos a plazos) un viaje consiguiendo el crédito por un proveedor de financiación –también a aquellos que están vinculados a las tiendas donde compramos el viaje– nos protege la Ley de contratos de crédito al consumo. “La garantía más importante que establece la normativa es que, si el prestador del servicio no cumple el contrato, te puedes oponer tanto frente a él como al que te ha financiado el viaje”, afirma el abogado de consumo Francisco López.

Esta es la modalidad de financiación que el letrado aconseja por encima de las demás, por ser la más garantista, “mucho mejor que un préstamo personal pedido a un banco”. El cliente tendrá la posibilidad no solo de interrumpir el pago de las mensualidades, sino también de pedir la devolución de lo entregado hasta el momento.

Con tarjeta, menos garantía

(...)

Sem comentários: