[ Director: Mário Frota [ Coordenador Editorial: José Carlos Fernandes Pereira [ Fundado em 30-11-1999 [ Edição III [ Ano X

quarta-feira, 5 de julho de 2017

Por qué debes quitarle el chupete y los biberones a tu hijo después del año


Más allá de los 12 meses, el uso de tetinas es perjudicial e innecesario

 
Getty Images
Por qué debes quitarle el chupete y los biberones a tu hijo después del año
El uso de tetinas, ya sean chupetes y/o biberones, por bebés y niños que dejaron de ser bebés, está muy extendido, sin que sus padres conozcan en profundidad los beneficios o perjuicios que esto puede causar. Empezaremos hablando de la succión, su funcionalidad, por tanto cuando es necesaria y cuando no. El reflejo de succión comienza a estar presente sobre la semana 32 de gestación, aunque no suele ser hasta la semana 36 cuando se desarrolla completamente, y en combinación con el reflejo de deglución es lo que le va a permitir al bebé alimentarse. El reflejo de succión suele desaparecer alrededor de los seis meses.

Conocemos dos tipos de succión, la succión nutritiva cuando el bebé se está alimentando, y la succión no nutritiva que tiene un efecto calmante, reduce el estrés, y se sabe que ayuda a prevenir la muerte súbita del lactante. Los bebés que no utilizan chupete también realizan succión no nutritiva, o directamente en el pecho, o chupando su dedito, o incluso su propia lengua. Se suele recomendar que no se le ofrezca un chupete a un bebé, hasta que no esté instaurada la lactancia materna, para evitar que pueda interferir con ésta.

También es importante señalar que al mamar se hacen un 10% más de movimientos que con el biberón. Succionar el biberón es más sencillo ya que la leche sale sola, el flujo está garantizado, y esto favorece hipotonía en lengua y labios, así como hipertrofia de mejillas. Sin embargo para succionar el pezón, éste se coloca en la parte posterior de la boca, siendo la coordinación de movimientos de mandíbula y lengua los que permiten realizar una presión negativa para conseguir el “ordeño” y que salga la leche.

A medida que el bebé crece, deglución y succión maduran y cambian. Al principio la alimentación comienza como un reflejo, poco a poco se va transformando en un acto voluntario y aprendido. Es fundamental el inicio de la alimentación complementaria para que la deglución evolucione y se desarrolle correctamente, así como todas las partes implicadas tanto en la alimentación como más adelante en el habla, como son lengua, dientes, paladar, etc..

(...)

Sem comentários: