[ Director: Mário Frota [ Coordenador Editorial: José Carlos Fernandes Pereira [ Fundado em 30-11-1999 [ Edição III [ Ano X

quinta-feira, 16 de novembro de 2017

Los probióticos revierten la hipertensión causada por el abuso de sal en la dieta

MADRID

HIPERTENSIÓN ARTERIAL

Los probióticos con ‘Lactobacillus’ pueden contrarrestar el incremento de la presión sanguínea consecuente con el aumento de los niveles de linfocitos Th-17


Abusar de la sal aumenta el riesgo de hipertensión arterial
 ARCHIVO
Abusar de la sal aumenta el riesgo de hipertensión arterial

Es bien sabido que abusar de la sal en las comidas aumenta, y mucho, el riesgo de padecer hipertensión arterial, esto es, la enfermedad definida por unas cifras de presión sanguínea superiores a 140/90 mmHg y que, según alerta la Organización Mundial de la Salud (OMS), constituye la primera causa de mortalidad global. La razón se explica porque, con objeto de diluir el exceso de sodio que se acumula en el torrente sanguíneo, el organismo se ve forzado a retener más agua en la sangre, lo que provoca que el corazón y los vasos sanguíneos tengan que esforzarse más para bombear este líquido adicional. El resultado es que los vasos se endurecen y la presión sanguínea se dispara. Entonces, ¿qué se puede hacer? Pues simple y llanamente, limitar la cantidad de sal en las comidas. Sin embargo, y según revela un estudio dirigido por investigadores del Centro de Medicina Molecular Max Delbrück en Berlín (Alemania), es posible que haya una segunda alternativa para aquellos que gustan de las comidas ‘sabrosas’. 

Concretamente, el estudio, publicado en la revista «Nature», muestra que algunas bacterias que habitan en nuestra flora intestinal pueden revertir este nocivo efecto de la sal sobre nuestra presión sanguínea. Tal es así que tan solo habría que ‘ingerir’ las bacterias que promuevan este beneficio, como sería por ejemplo con la toma de probióticos. Pero cuidado: como advierten los autores, que existan probióticos capaces de contrarrestar los perjuicios de la sal no quiere decir que podamos ‘descargar’ nuestros saleros sobre los alimentos. Hay que controlar la sal.

Como explica Eric Alm, co-autor de la investigación, «creemos que es posible desarrollar probióticos con la capacidad de contrarrestar los efectos de las dietas altas en sal, pero la gente no debería pensar que puede alimentarse de comida rápida porque sus efectos serán suprimidos con la toma de un probiótico».

Demasiada sal

En los últimos años se han publicado diversos estudios que han demostrado que el sistema inmune se encuentra implicado en algunos de los efectos de las dietas ricas en sal. Por ejemplo, los autores del nuevo trabajo ya habían mostrado que la sal incrementa la producción de unas células inmunes encargadas de estimular la inflamación –y, por ende, de promover la hipertensión arterial–: los linfocitos Th-17. Y asimismo, que el exceso de sal puede desencadenar el desarrollo de una enfermedad autoinmune similar a la esclerosis múltiple en ratones.


(...)

Sem comentários: