[ Director: Mário Frota [ Coordenador Editorial: José Carlos Fernandes Pereira [ Fundado em 30-11-1999 [ Edição III [ Ano X

segunda-feira, 20 de novembro de 2017

Por qué la sobremedicación con antibióticos hace vulnerable a tu hijo

M&P

Salud >
20.NOV.2017 

Los pediatras alertan del abuso de antimicrobianos y la amenaza de las superbacterias resistentes a todo medicamento conocido

Por qué la sobremedicación con antibióticos hace vulnerable a tu hijo
La escena se repite en las consultas de pediatría y urgencias casi cada día: padres que acuden con sus hijos acatarrados y enseguida piden antibióticos. La respuesta de los facultativos se repite también: “Los catarros no se curan con antibióticos”. Da igual. Piden, además, que se les suministre la receta concreta del antibiótico que “cure” ese resfriado, sin darse cuenta de que la errónea sobremedicación hará más vulnerables a los niños a medio y largo plazo.

En el Día Europeo para el Uso Prudente de los Antibióticos, que se celebra hoy, los médicos advierten que la lucha antimicrobiana continúa y, de momento, vamos perdiendo la batalla. La comunidad científica y las instituciones -a través del Plan Nacional Resistencia Antibióticos, PRAN- ya no saben cómo explicar a las familias la diferencia entre virus y bacterias. También hacen un esfuerzo para advertir sobre la amenaza invisible de las próximas décadas: las superbacterias, resistentes a todo medicamento conocido.

“Por suerte, en la infancia podríamos decir sin miedo a equivocarnos que el 90% de todas las infecciones son víricas, no bacterianas. Por tanto, lo más probable cuando los niños tengan fiebre, tos o congestión es que sea un virus. Los antibióticos no sirven para que se curen antes, ni tampoco para prevenir una posible sobreinfección bacteriana. En un catarro, solo recomendamos aliviar el malestar general con un analgésico. Si un pediatra receta alegremente antibióticos “por si acaso” debemos desconfiar”, explica Roi Piñeiro, miembro del Comité de Medicamentos de la Asociación Española de Pediatría (AEP) y jefe asociado del Servicio de Pediatría del Hospital General de Villalba.

“Normalmente, un catarro no se complica y en menos de una semana se cura solo. Un caso distinto son los menores de tres meses con fiebre, que deben ser revisados por un pediatra porque son más vulnerables a las bacterias. Una infección de vías altas puede complicarse posteriormente en una otitis o una neumonía: eso son sobreinfecciones bacterianas. Y eso sí requiere antibiótico: hay que administrarlo solo cuando aparece la bacteria. Porque habrá catarros que deriven en neumonías y catarros que no. Todos queremos soluciones rápidas y eso no es aplicable a la medicina”, reflexiona el doctor. “A veces me llegan a consulta niños con un catarro de seis horas de evolución… y cuando le veo ya tiene puesto por sus padres un antitusivo, un mucolítico, un antitérmico y un antibiótico. Esto es bastante absurdo. Por favor: cuando se acabe un antibiótico debemos deshacernos del medicamento; no acumularlo en el botiquín de casa y echar mano cuando nos parezca o recetárselo a un familiar porque nos vino bien en su momento”.

Superbacterias resistentes a todo

(...)

Sem comentários: