[ Diretor: Mário Frota [ Coordenador Editorial: José Carlos Fernandes Pereira [ Fundado em 30-11-1999 [ Edição III [ Ano XII

terça-feira, 12 de dezembro de 2017

¿Probióticos para la obesidad? Beneficios dudosos, riesgos posibles



12.DIC.2017

Un estudio repasa la ciencia disponible sobre el uso de estos microorganismos y sus consecuencias

¿Sirven los probióticos para luchar contra la obesidad?
¿Sirven los probióticos para luchar contra la obesidad?
Las promesas de adelgazamiento sin esfuerzo se convierten en ceniza una y otra vez cuando se someten a la abrasadora mirada de la ciencia. Es igual si la promesa pasa por seguir absurdas dietas de moda, por consumir carísimos superalimentos, por tomar extraños fármacos, o por ingerir dudosos complementos alimenticios. El resultado es siempre, en el mejor de los casos, el fracaso. En el peor de los casos, aparecen peligrosas sensaciones de culpabilidad y otros efectos adversos atribuibles al tratamiento. Uno de los últimos estudios sobre esta cuestión es el que han publicado la doctora Heidi Borgeraas y sus colaboradores el pasado octubre en Obesity Reviews, la revista oficial de la Asociación Internacional para el Estudio de la Obesidad.

Los probióticos son microorganismos que, en teoría, podrían ser beneficiosos para la salud de hombres o animales 

Su trabajo ha consistido en una revisión sistemática y metaanálisis de todos los ensayos controlados y aleatorizados que hayan evaluado el efecto del consumo de probióticos, de manera aislada (es decir, no en combinación con otras sustancias), como tratamiento para el sobrepeso o la obesidad. Se trata, según los autores, de la primera investigación de tales características. Los probióticos son microorganismos que, en teoría, podrían ser beneficiosos para la salud de hombres o animales. Tras la criba de estudios, Borgeraas y su equipo pudieron evaluar, mediante las 15 investigaciones que cumplieron sus criterios de inclusión, el efecto de los probióticos sobre 957 personas durante un periodo de tres a 12 semanas.

Antes de analizar el trabajo de Borgeraas y colaboradores es preciso aclarar que aunque su resultado hubiera sido esperanzador no podríamos cantar victoria, por dos razones. En primer lugar, porque en el mundo no hay 957 personas con exceso de peso, sino, según datos de la OMS, casi 2.000 millones de adultos. 650 millones de ellos padecen obesidad. Y, en segundo lugar, que en muchas ocasiones pérdidas de peso iniciales se diluyen con el paso del tiempo. Así, resultaría muy atrevido afirmar que estamos ante la cura de la obesidad mediante un estudio con una muestra de población tan poco representativa y seguida durante tan solo un máximo de 12 semanas.

Sin embargo, el estudio ni siquiera ha aportado datos esperanzadores. Es cierto que se observó una disminución de peso atribuible a los probióticos, pero ascendió a unos seiscientos gramos, es decir: no es, en absoluto, clínicamente relevante. Por eso los autores indican que “la magnitud de los efectos observados es pequeña”. Es más, no se constataron efectos beneficiosos significativos sobre la masa grasa, que es precisamente lo que más interesa que pierdan las personas con obesidad. Añadamos que varios de los 15 estudios incluidos en la revisión eran de baja calidad metodológica y presentan, en palabras de los autores “un riesgo poco claro o alto de sesgo de información científica y otros sesgos”. De ahí que la doctora Heidi Borgeraas haya declarado en una entrevista “No contaría con los probióticos para perder peso”.
(...)

Sem comentários: